Cómo convertir la gratitud en un hábito
Hábitos saludables para una piel sana.

«El agradecimiento engrandece el alma y expande la energía del corazón.» 

Todos tenemos razones infinitas para agradecer y para convertir la gratitud en un hábito, sólo debemos cambiar los lentes con los que vemos y darnos cuenta de las cosas buenas que tenemos en nuestras vidas en lugar de ver lo que nos hace falta.

Tener el hábito de agradecer  puede cambiar tu vida. ¿Sabes por qué es importante agradecer? Porque al agradecer, estas reconociendo la abundancia que tienes en ti y en tu vida – espiritual, familiar, social, física -, y simplemente esa acción permitirá que atraigas más y mejores cosas a tu vida. La ciencia ha demostrado con estudios  que si tomamos tan solo 5 minutos diarios para agradecer, nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestra autoestima y el sueño se transformaran reaccionando con cambios positivos; esto también es belleza y tu piel lo refleja.

Nuestra filosofía| PAUME

A continuación te voy a dar algunos tips sencillos para que sepas por dónde empezar a convertir la gratitud en un hábito saludable y de cambios en tu vida. Existen miles de razones, pero podemos empezar con tres básicos. Los demás los podrás ir descubriendo en tu propio camino una vez decidas incluirlo en tus días.

   1. Estar en el presente – Aquí y ahora –

Es necesario tener nuestra mente, cuerpo y emociones en el mismo lugar, en el HOY. Si estamos con las emociones en el pasado, arrepintiéndonos de lo que pudo ser y no fue bloqueamos el agradecimiento y, si tenemos la mente en qué pasará mañana estamos pensando en lo que nos falta. Sólo es necesario que alinees todo en tu presente, que observes con calma tus alrededores y agradezcas hoy.

     2.  Escribir es un hábito saludable.

Tener un diario de agradecimiento es magnífico. Escribir es más poderoso que sólo pensar porque le da enfoque, fuerza y proyección a tus manifestaciones de agradecimiento. Ten un cuaderno o agenda sólo para este hábito y déjalo en tu mesa de noche para que sea lo primero que hagas al despertar y lo último antes de dormir. Más adelante te muestro cómo puedes definir las dos sesiones diarias de agradecimiento.

     3.  No controles el momento; vívelo y agradécelo.

Déjate llevar por tus emociones presentes. Que tu alma y tu corazón sean los que hablen en tu interior para agradecer las cosas más simples y valiosas.

Vamos a ver entonces cómo podemos establecer esos dos momentos de gratitud del día. Ya teniendo en cuenta estos tres tips para empezar a trabajar en este nuevo hábito saludable, voy a enseñarte cómo puedes dividir cada sesión de agradecimiento – mañana y noche – para que sea más fácil, ordenado y efectivo:

Cómo convertir la gratitud en un hábito
Un café para una piel saludable. Conoce aquí los beneficios de los exfoliantes.

Sesiones de un diario de gratitud: Para convertir la gratitud en un hábito.

   1. Sesión AM – En las mañanas:

  • Escoge tres razones por las que estás agradecido justo cuando abres tus ojos. Esto te ayudará a centrarte en tus bendiciones.

1: ___________________________________________

2: ___________________________________________

3: ___________________________________________

 

  • Escribe tres motivos por las que tendrás un día magnífico! Tu cerebro estará programado para encontrar y lograr esas tres razones a lo largo de tu día.

    1: _________________________________

  2: _________________________________

    3: _________________________________

 

  • Escribe una afirmación/declaración diaria. Esta afirmación busca que definas tu estado mental y emocional diario. Cada vez que lo hagas tu cerebro va a anclar estas creencias internamente.

Hoy declaro que/Hoy afirmo que soy:

____________________________________

____________________________________

¿Quieres saber dónde comprar?| PAUME

 

 2. Sesión PM – En las noches:

  • Escribe tres cosas increíbles que te sucedieron durante el día. Recuerda ver con el corazón.

1.____________________________________

2.____________________________________

3.____________________________________

 

  • Analiza y escribe libremente, cómo crees que pudiste haber hecho de tu día, un día mejor.

_______________________________________

_______________________________________

 

  • Escribe algo que te motive positivamente a que llegue el día de mañana. Lo que esperas con ansias que llegue mañana.

______________________________________________

______________________________________________

 

Es así de fácil y corto construir este magnífico hábito, que con el tiempo entenderás el bien que te hace.

Puedes compartirlo con quien quieras. Compártelo en tus redes sociales o envíale el link a las personas que conoces para que todos implementemos este hábito tan sencillo y gratificante.

 

Espero que te haya gustado y te sirva mucho.

Si quieres saber más déjalo en tus comentarios.

 

With love,

Paume.

Comments (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *